Hoy vamos a freír boquerones, por supuesto en aceite de oliva virgen extra para que nos queden bien doraditos y crujientes.  Seguro que si el boquerón fuese caro sería un manjar exquisito. ¿Quién no se resiste al rey del pescaíto frito andaluz?, yo desde luego no. Otra de nuestras clásicas tapas por excelencia.

¿CÓMO SE HACEN LOS BOQUERONES FRITOS?

Hoy en día hay muchas recetas con ingredientes que ni nos suenan y cosas tan sencillas como los boquerones fritos rebozados no las apreciamos. Como puede hacerse algo tan apetitoso con sólo tres ingredientes.

  • Boquerones
  • Harina
  • Aceite

Se pueden los boquerones aderezar con un poquito de limón justo antes de servir.

En muchas pescaderías ya nos dejan limpios los boquerones, con lo que resulta muy cómodo llegar a casa y freírlos. Si no es así habría que quitar la cabeza y la espina.

¿SON LOS BOQUERONES BUENOS PARA LA SALUD?

El boquerón es un pescado azul cargado de omega-3, que son ácidos grasos saludables y nos ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares, controlar el colesterol y triglicéridos.  Una joya nutritiva a un precio de saldo.

Es un pescado que en general a los niños les encanta y no tiene el problema de las espinas de los pescados más grandes. Para su desarrollo el boquerón es un pescado muy recomendable, pues como sabéis los pescados azules son nutricionalmente más completos que los blancos. Es saludable tomar pescado 2 ó 3 veces por semana en una dieta equilibrada.

PUEDES ENCONTRAR EL VÍDEO DE LA RECETA EN YOUTUBE

 

EL RINCÓN CULINARIO

por Luis Yllá

Afirmó que me daría un beso si conseguía traerle un yogur natural –informó el joven soldado a sus compañeros-; pero hace tanto tiempo que no hay leche en la isla… -No recibiré el beso de la bella Brola; y se entristeció hasta llorar.

En la isla conquistada por un pequeño escuadrón de soldados abundaban los olivos, las viñas y las aves de corral; las cabras, sin embargo, saltaron despavoridas al mar con el estruendo de la guerra y se ahogaron. El soldado enamorado fue compadecido por su capitán, quien admiraba los nobles sentimientos de los jóvenes y decidió ayudarlo.

Frente a la isla se encontraba la costa de la Península Ibérica infestada de enemigos y de cabras salvajes. El capitán desplegó su imaginación y valentía para emprender una empresa muy arriesgada.

Por la noche mientras sus soldados dormían hendió las revueltas aguas del trecho con una pequeña barca en busca del ovino al otro lado del mar.

Al desembarcar en la playa fue inmediatamente hecho prisionero e interrogado por el enemigo que vigilaba la costa de día y  de noche. Confesó la razón de su arriba y, estos también se compadecieron del joven enamorado de la isla y admiraron a su vez la valentía del capitán. Le dieron una cabra y lo acompañaron al bote dejándolo en libertad. La cabra, sin embargo, estaba enferma y, de la inmensa alegría inicial que manifestó el escuadrón y especialmente el joven enamorado pasaron pronto a la desesperación porque la cabra no daba leche. El joven ocultaba su rostro entre las manos y lloraba con desconsuelo.

La cabra parecía no comprender al soldado y lo miraba con aire ridículo. Después, pasados unos días, el animal quiso entender que necesitaban su leche. Ella sabía que si les proporcionaba aquel alimento graso de su cuerpo se moriría. Y entonces tomó una decisión trascendental; la cabra se fue por lo prados de la isla y empezó a comer las ocultas hierbas de aquí y allá que sólo el salvaje ovino conocía para producir la leche.

Transcurrió una semana cuando la cabra se acercó al capitán y mirándole con mansedumbre balo y le mostro sus ubres llenas. El joven enamorado llevó dichoso el yogur a la bella Brola, quien sin embargo, lo rechazó justificando que había oído que la cabra esta enferma. El joven respondió que no estaba enferma, que ahora estaba heroicamente muerta.

Y pensó qué cosa tan necia es el amor y volvió con su escuadrón para tomarse con ellos un sabrosísimo pollo con una formidable salsa de yogur.

No sabemos si hubo suficiente salsa de yogur para todo el escuadrón, pero fue un buen recurso para aderezar aquella comida, pues acompaña bien con muchos platos aportando siempre ricos y versátiles sabores, además de proporcionar menos grasas que otras salsas elaboradas con nata o mayonesa, por ejemplo.

La variedad de salsas de yogur es inmensa, se puede combinar con semillas, mostaza, soja, hierbas aromáticas o aceite, dependiendo de si estamos preparando pasta, carne, pescado, ensaladas, arroz, etc.

Y como no se puede ser sensato con el estómago vacío durante mucho tiempo retengamos en la boca una comida bien preparada con una delicada salsa de yogur para enderezar nuestro animoso cuerpo.

Si queréis darles un toque más sofisticados en lugar de la clásica rodaja de limón ponedles un poco de ralladura de la corteza de limón. Además de aportar un poco de frescor al sabor, le dará un toque amarillo muy veraniego. Espero que disfrutéis con ellos.

RECETA DE BOQUERONES FRITOS CRUJIENTES

 

Imprimir receta
BOQUERONES FRITOS CRUJIENTES
Boquerones fritos listos para comer o cenar en unos minutos. Excelente y saludable para toda la familia, incluso los más peques los adoran.
Boquerones Fritos
Votos: 1
Valoración: 5
¡Puntúa esta receta!
Tiempo de preparación 5 minutos
Tiempo de cocción 15 minutos
Tiempo de reposo 2 minutos
Raciones
personas
Ingredientes
Tiempo de preparación 5 minutos
Tiempo de cocción 15 minutos
Tiempo de reposo 2 minutos
Raciones
personas
Ingredientes
Boquerones Fritos
Votos: 1
Valoración: 5
¡Puntúa esta receta!
Instrucciones
  1. Preparamos los ingredientes: boquerones y harina.
  2. Vertemos el aceite en una sartén de tamaño mediano a fuego fuerte para que se vaya calentando
  3. Ponemos la harina en un plato hondo o bol de cocina. Cogemos un puñado de boquerones y los enharinamos, moviéndolos en la harina con las manos hasta que estén bien rebozados.
  4. Cuando el aceite empiece a hervir, se ve más fácilmente si ponemos un trozo pequeño de pan, sacamos el pan y ponemos los boquerones a freír. Los dejamos 4-5 minutos friéndose, dándoles la vuelta con las pinzas para que se frían homogéneamente.
  5. Ponemos en un plato papel secante de cocina y sacamos los boquerones con las pinzas de la sartén.
  6. A disfrutar de los boquerones calentitos y crujientes.
Notas de la receta

MENAJE COCINA

Sartén mediana

Pinzas para cocinar

Plato hondo o bol

Báscula de alimentos

TRUCOS

Enharinar los boquerones cogiendo siempre un puñado y no de uno en uno porque si no quedan muy secos.

Se puede freír un ajo en el aceite mientras se calienta, le dará buen sabor y veremos el momento en que el aceite empieza a hervir para empezar a freír los boquerones.

EMPLATADO

Servimos en un plato y pondremos ralladuras de limón para dar un toque alegre.

Información nutricional
BOQUERONES FRITOS CRUJIENTES
Cantidad por ración
Calorías 1214 Calorías de la grasa 981
% valor diario*
Grasa total 109g 168%
Grasas saturadas 16g 80%
Grasas poliinsaturadas 14g
Grasas monoinsaturadas 75g
Colesterol 105mg 35%
Sodio 185mg 8%
Potasio 701mg 20%
Carbohidratos totales 21g 7%
Fibra dietética 1g 4%
Azúcares 0.1g
Proteínas 38g 76%
Vitamina A 2%
Calcio 27%
Hierro 42%
* Porcentajes diarios basados en una dieta de 2000 calorías.

 

Comparte esta receta

 

 

Pin It on Pinterest

Share This