Hoy vamos a freír boquerones, por supuesto en aceite de oliva virgen extra para que nos queden bien doraditos y crujientes.  Seguro que si el boquerón fuese caro sería un manjar exquisito. ¿Quién no se resiste al rey del pescaíto frito andaluz?, yo desde luego no. Otra de nuestras clásicas tapas por excelencia.

¿CÓMO SE HACEN LOS BOQUERONES FRITOS?

Hoy en día hay muchas recetas con ingredientes que ni nos suenan y cosas tan sencillas como los boquerones fritos rebozados no las apreciamos. Como puede hacerse algo tan apetitoso con sólo tres ingredientes.

  • Boquerones
  • Harina
  • Aceite

Se pueden los boquerones aderezar con un poquito de limón justo antes de servir.

En muchas pescaderías ya nos dejan limpios los boquerones, con lo que resulta muy cómodo llegar a casa y freírlos. Si no es así habría que quitar la cabeza y la espina.

¿SON LOS BOQUERONES BUENOS PARA LA SALUD?

El boquerón es un pescado azul cargado de omega-3, que son ácidos grasos saludables y nos ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares, controlar el colesterol y triglicéridos.  Una joya nutritiva a un precio de saldo.

Es un pescado que en general a los niños les encanta y no tiene el problema de las espinas de los pescados más grandes. Para su desarrollo el boquerón es un pescado muy recomendable, pues como sabéis los pescados azules son nutricionalmente más completos que los blancos. Es saludable tomar pescado 2 ó 3 veces por semana en una dieta equilibrada.

PUEDES ENCONTRAR EL VÍDEO DE LA RECETA EN YOUTUBE

 

EL RINCÓN CULINARIO

Por Luis Yllá

Cuando yo era un muchacho en mi casa llamábamos al boquerón con el nombre de anchoa, y esto de ser del norte no era una broma pues caían al plato cientos de anchoas fritas del más sublime manjar.

En realidad, en la familia existía una guerra soterrada por comer más anchoas que los demás, aunque el solo hecho de tomarte un adocena de ellas ya era un premio recibido en la mesa familiar, servidas por una amachu rebosante de cariño e infinitamente generosa.

Inesperadamente, cuando había días que todo parecía perdido por culpa de las malas notas de los exámenes o las peleas en el colegio, llegaba el amor de una madre que abría las ventanas para soltar cualquier humo que pudiese viciar la mesa puesta y, entonces uno descubría las delicias de los boquerones olvidando la jornada fatídica. De esta manera yo pensaba que comer anchoas fritas de mi madre era la única certidumbre que rompía las rachas de las muchas incertidumbres que la vida nos deparaba. Y con los años he ido comprobando que el beneficio de uno boquerones es bastante certero.

Así, cuando tomamos unos boquerones estamos ingiriendo  ácidos grasos omega-3, que son imprescindibles para desarrollo y funcionamiento del cerebro y la retina, y parece que su abundancia en nuestra dieta ayuda a garantizar la salud del sistema nervioso central en la infancia y durante toda la vida.

Además hay otras aportaciones como son los eicosanoides, que son unas moléculas mediadores del sistema nervioso central que actúan como calmantes y que se generan como resultado de la oxidación de los ácidos grasos esenciales de carbono de tipo omega-3. En suma, el consumo moderado y regular del pescado graso como es el boquerón es muy saludable para nuestro metabolismo.

Recordemos que la fuente de estos ácidos grasos omega-3 la obtienen estos pescados a su vez del fitoplancton de los océanos, que los filtran nadando constantemente y, como consecuencia, los boquerones tienen músculos muy activos y enzimas digestivas que pueden ablandar su carne y generar sabores fuertes poco después de ser capturados.

Por otra parte, al freír el boquerón este queda expuesto a temperaturas altas, entonces le aplicamos un rebozo protector de material feculento y proteínico para que este recubrimiento quede crujiente mientras el pescado se mantiene jugoso. En interesante saber que la adhesión del rebozo al pescado se puede mejorar salándolo ligeramente, lo que hace salir a la superficie un fluido pegajoso y rico en proteínas.

Y como hemos hablado de amores maternos, manjares culinarios y beneficios alimenticios no puede dejar escapar el refrán que dice:

“Boquerón que se duerme, se lo lleve la corriente”, con el significado de no dejar pasar las oportunidades y desperdiciar las ocasiones que se presentan en la vida Por eso os recomendamos que no dejéis pasar la ocasión de preparar y de tomaros unos buenos boquerones fritos, o unas buenas anchoas para toda la familia.

Si queréis darles un toque más sofisticados en lugar de la clásica rodaja de limón ponedles un poco de ralladura de la corteza de limón. Además de aportar un poco de frescor al sabor, le dará un toque amarillo muy veraniego. Espero que disfrutéis con ellos.

RECETA DE BOQUERONES FRITOS CRUJIENTES

 

Imprimir receta
BOQUERONES FRITOS CRUJIENTES
Boquerones fritos listos para comer o cenar en unos minutos. Excelente y saludable para toda la familia, incluso los más peques los adoran.
Boquerones Fritos
Votos: 1
Valoración: 5
¡Puntúa esta receta!
Agregar a plan de comida:
Esta receta se ha agregado a su Plan de comida
Tiempo de preparación 5 minutos
Tiempo de cocción 15 minutos
Tiempo de reposo 2 minutos
Raciones
personas
Ingredientes
  • 700 g boquerones
  • 400 ml aceite de oliva virgen extra
  • 300 g harina
Tiempo de preparación 5 minutos
Tiempo de cocción 15 minutos
Tiempo de reposo 2 minutos
Raciones
personas
Ingredientes
  • 700 g boquerones
  • 400 ml aceite de oliva virgen extra
  • 300 g harina
Boquerones Fritos
Votos: 1
Valoración: 5
¡Puntúa esta receta!
Agregar a plan de comida:
Esta receta se ha agregado a su Plan de comida
Instrucciones
  1. Preparamos los ingredientes: boquerones y harina.
  2. Vertemos el aceite en una sartén de tamaño mediano a fuego fuerte para que se vaya calentando
  3. Ponemos la harina en un plato hondo o bol de cocina. Cogemos un puñado de boquerones y los enharinamos, moviéndolos en la harina con las manos hasta que estén bien rebozados.
  4. Cuando el aceite empiece a hervir, se ve más fácilmente si ponemos un trozo pequeño de pan, sacamos el pan y ponemos los boquerones a freír. Los dejamos 4-5 minutos friéndose, dándoles la vuelta con las pinzas para que se frían homogéneamente.
  5. Ponemos en un plato papel secante de cocina y sacamos los boquerones con las pinzas de la sartén.
  6. A disfrutar de los boquerones calentitos y crujientes.
Notas de la receta

MENAJE COCINA

Sartén mediana

Pinzas para cocinar

Plato hondo o bol

Báscula de alimentos

TRUCOS

Enharinar los boquerones cogiendo siempre un puñado y no de uno en uno porque si no quedan muy secos.

Se puede freír un ajo en el aceite mientras se calienta, le dará buen sabor y veremos el momento en que el aceite empieza a hervir para empezar a freír los boquerones.

EMPLATADO

Servimos en un plato y pondremos ralladuras de limón para dar un toque alegre.

Información nutricional
BOQUERONES FRITOS CRUJIENTES
Cantidad por ración
Calorías 292 Calorías de la grasa 153
% valor diario*
Grasa total 17g 26%
Grasas saturadas 3g 15%
Grasas poliinsaturadas 4g
Grasas monoinsaturadas 9g
Colesterol 90mg 30%
Sodio 156mg 7%
Potasio 577mg 16%
Carbohidratos totales 1g 0%
Fibra dietética 0.1g 0%
Azúcares 0.01g
Proteínas 31g 62%
Vitamina A 2%
Calcio 23%
Hierro 28%
* Porcentajes diarios basados en una dieta de 2000 calorías.

 

Comparte esta receta

 

 

Pin It on Pinterest

Share This