GAZPACHO DE REMOLACHA

Estamos en plena temporada del tomate, sólo hace falta darse una vuelta por el mercadillo de mi pueblo para ver esos tomates rojos, enormes y deliciosos de la zona.  Ricos, ricos, ricos. Es que no hay nada parecido el resto del año. Así que, vamos a hacer una serie de post basados en el tomate.

Hoy vamos a cocinar una variante del gazpacho tradicional con remolacha. Así mezclaremos uno de los frutos reyes de la cocina española como es el tomate, con un potente antioxidante como es la remolacha.

En el súper donde compro, sólo venden la remolacha cocida. Allá vamos, a realizar esta mezcla que aporta cierto dulzor al gazpacho tradicional y un color fucsia muy original.

 

Este gazpacho podemos hacerlo de manera tradicional con la batidora y luego pasarlo por el chino o colador para quitarle los restos de pieles que queden. Si tienes la Thermomix lo pones a triturar y se quedará fino sin necesidad de colar, así mantendremos la fibra del tomate.

El gazpacho lo hago sin pan. Luego corto unos daditos de pan tierno crujiente y se los pongo por encima justo antes de consumirlo, le dan un crujiente toque a la mezcla.

ENCUENTRA EN YOUTUBE EL VÍDEO DE LA RECETA DE GAZPACHO DE REMOLACHA

 

EL RINCON DEL GOURMET

Por Luis Yllá

El chico ausente

Ramoncito Collarejo de Las Mercedes era uno de esos chicos que nunca decían ni hacían tonterías porque era un tonto absoluto, de los que no daban ni para eso; bueno, lo que sí, y estaba contrastado por la vecindad, es que era un tonto revientacaracoles, pegajosillo, rijoso y un incomparable tonto cabezorro, al cual le gustaba tontipasmarse en el huerto de sus padres viendo crecer los tomates y las remolachas.

“¡Por Dios, hijo mío!” clamaron un día sus padres que de vez en cuando perdían la paciencia:   “¡Di algo, haz algo, hay otros tontos que viven la vida, que se manifiestan, que no se extrañan de ser tontos; tú, sin embargo, estás como ausente, no sabemos nada que podamos contar de ti. Silba, escupe en las paredes, mea en la fuente, rompe los cristales, haznos una picia para que sintamos que estás con nosotros!

El pobre Ramoncito no se daba por aludido, o no tenía la capacidad para darse por aludido, sólo se le veía babear o a veces vaciar la vejiga encima con una sonrisa festoneada de dientes desiguales y mal recortados, mientras levantaba el labio haciendo volutas con su belfo caballar.

El chico, a pesar de su imbecilidad, durante el verano cobró nuevos bríos, y se manifestaron ciertos avances en su personalidad ,de tal manera que sacaba la lengua a sus padres, pegaba capones a los perros del barrio y, aplastaba los tomates y la remolacha con un cántaro que previamente había escupido.

Esto último fue prodigioso porque el color sanguinolento del tomate y la remolacha aplastados producía en Ramoncito Collarejo de Las Mercedes un efecto incitador y morboso: ¡zas, zas! Y ¡zas y zas! Así quebró todos los alimentos del huerto durante una mañana.

Cogió tanta afición a aplastar tomates y remolachas que acabó también por sorber el jugo vertido en el suelo, el cual le parecía sabrosísimo y se relamía con fruición. Les dijo a sus padres que aquel zumo estaba delicioso y que quería más. Sus padres, que vieron que su hijo había hablado con cierta profusión de palabras, se volvieron muy contentos y le preguntaron que cómo no se había manifestado en esos términos anteriormente.  Ramoncito les confesó que porque hasta ahora todo le parecía monótono, aburrido y si de la comida se trataba, esta era bastante insípida, pero que en estos momentos deseaba tomar más sangrecita roja, como él la llamaba.

Sin duda, Ramoncito, además de curarse a ojos vistas, hizo una buena elección culinaria, ya que sus padres le preparaban todos los días un gazpacho de remolacha la mar de rico.

Lo último que sabemos de Ramoncito Collarejo de Las Mercedes es que después de tomar el gazpacho de remolacha, se comía una infinidad de moscas de sobremesa de todos los tamaños y colores  que mataba a palos, que criaba lombrices en el baño para regalárselas a su madre envueltas en papel de aluminio, y que emitía violentos ruidos de gozo cuando sus padres le dejaban golpear el badajo de la campanilla de la cocina, que servía para avisar de que la comida ya estaba lista para comer.

Gazpacho receta de verano

 

PROPIEDADES NUTRICIONALES DE LA REMOLACHA

La remolacha tiene una elevada concentración de vitamina C y ácido fólico que hacen que sea antioxidante y por tanto anticancerígeno. También es rico en potasio, hierro y fósforo.

Su elevado contenido en fibra ayuda a prevenir el estreñimiento. También la remolacha ayuda a disminuir la presión arterial, aunque todavía no se conoce bien su mecanismo parece ser que es debido a sus nitratos naturales.

Tenemos que aprovechar a tope estos beneficios y hacernos de vez en cuando este sabroso gazpacho de remolacha.

 

RECETA DE GAZPACHO DE REMOLACHA Y TOMATE

 

 

Imprimir receta
GAZPACHO DE REMOLACHA Y TOMATE
Gazpacho de tomate y remolacha listo en 15 min y cargado de vitaminas y antioxidantes. Lo podemos hacer con la batidora o con la Thermomix. Ponemos todos los ingredientes en el vaso y listo en un periquete.
Receta de gazpacho de remolacha
Votos: 1
Valoración: 5
¡Puntúa esta receta!
Agregar a plan de comida:
Esta receta se ha agregado a su Plan de comida
Tiempo de preparación 15 minutos
Raciones
raciones
Ingredientes
  • 4 ud tomate grandes y bien maduros
  • 150 g pimiento rojo
  • 2 ud remolacha
  • 50 g cebolleta
  • 1 ud pepino
  • 1 diente ajo
  • 200 ml agua
  • 50 ml aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas vinagre de vino
  • 1/4 cucharadita pimienta negra
  • 1 pizca sal
Tiempo de preparación 15 minutos
Raciones
raciones
Ingredientes
  • 4 ud tomate grandes y bien maduros
  • 150 g pimiento rojo
  • 2 ud remolacha
  • 50 g cebolleta
  • 1 ud pepino
  • 1 diente ajo
  • 200 ml agua
  • 50 ml aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas vinagre de vino
  • 1/4 cucharadita pimienta negra
  • 1 pizca sal
Receta de gazpacho de remolacha
Votos: 1
Valoración: 5
¡Puntúa esta receta!
Agregar a plan de comida:
Esta receta se ha agregado a su Plan de comida
Instrucciones
  1. Lavar y trocear los tomates, el pimiento, las remolachas y la cebolleta y meter en el vaso de la batidora. Nosotros hemos usado el robot de cocina thermomix.
  2. Incorporar el resto de ingredientes y batir hasta no queden trozos.
  3. Colar el gazpacho para obtener una textura fina y sin grumos. Servir frío. Con la Thermomix no es necesario colar, pues queda todo bien triturado.
Notas de la receta

MENAJE DE COCINA

Batidora

Platos

Cuchillo de cocina

Thermomix

TRUCOS

Si tienes una Thermomix no dudeis en hacer esta receta en ella, quedará mucho más suave al paladar y no tendréis que colarlo.

No añadáis toda el agua de golpe, dejad parte para el final y termináis de batir según os guste más o menos espeso.

EMPLATADO

En boles en color gris o blanco queda genial pues el color de este gazpacho es muy llamativo.

Añadimos unos daditos de pan tierno y de remolacha cuando lo vayamos a servir para adornar el plato y para que cada comensal se añada a su gusto. También queda muy bien espolvoreándolo con semillas de sésamo.

Información nutricional
GAZPACHO DE REMOLACHA Y TOMATE
Cantidad por ración
Calorías 223 Calorías de la grasa 117
% valor diario*
Grasa total 13g 20%
Grasas saturadas 2g 10%
Grasas poliinsaturadas 2g
Grasas monoinsaturadas 9g
Sodio 421mg 18%
Potasio 1014mg 29%
Carbohidratos totales 25g 8%
Fibra dietética 6g 24%
Azúcares 18g
Proteínas 5g 10%
Vitamina A 61%
Vitamina C 174%
Calcio 6%
Hierro 11%
* Porcentajes diarios basados en una dieta de 2000 calorías.
Comparte esta receta

Pin It on Pinterest

Share This